martes, 8 de septiembre de 2015











Víctima de Grey


      David Uriach













Frederic, aburrido de la monotonía de su trabajo y de la que se respira en su hogar, decide dar un giro a su vida intentando emular al guapo y rico protagonista de un gran éxito editorial, que también ha cautivado a su esposa Txell. Los resultados de su primer intento no son los esperados y la alargada sombra del personaje lo persiguirá en todos sus actos. 



             Opinión Personal

Hoy vengo con otro libro que nunca hubiese leído por decisión propia y que nuevamente me ha sorprendido. Mis chicas me han vuelto a convencer y esta vez hemos acompañado a Frederic en sus nefastos intentos de imitar a Grey.

Voy a discrepar en este asunto, él lo intenta, insiste y no se deja vencer, lo que pasa es que por la otra parte no hay intención ninguna de salir de la monotonía.
Txell, una mujer criada en una familia conservadora, una educación severa y con miles de perjuicios, los cuales le inculcaron pero siguen latentes ya que no hace nada por deshacerse de ellos, todos los intentos de su marido por salir de la rutina no son más que despropósitos y locuras para ella. Debo puntualizar que en su primer intento por simular una escena algo " Bondage" él termina en los calabozos , jajaja lo que me pude reir, pobre chico.

Una historia muy cortita, terriblemente graciosa y en la cual se puede reflexionar sobre varios temas, el sexo, los tabúes de la sociedad y también sobre el dinero y las apariencias, las ganas de poder...etc

50 sombras de Grey ha hecho estragos en la sociedad, cuando no había motivo ninguno para tal reacción, lo que pasa es que aún nos escandalizamos con todo lo que rodee al sexo y más si cabe si nos muestran con libertad nuevas experiencias o fantasías. 



Os recomiendo esta lectura para reiros y pasar un par de horas muy amenas y comprender por qué hay que saber encontrar el límite entre la ficción y la realidad.








martes, 1 de septiembre de 2015







Hombres sin mujeres


 Haruki Marukami
Editorial: Tusquets


Hoy vengo con el último libro de uno de mis autores favoritos, Haruki Marukami y aun que esta no es la portada original es la que más se me asemeja a lo que me ha hecho sentir.

7 relatos en los que Murakami recoge toda su esencia, nostalgia, sufrimiento, ese peculiar humor, lo paranormal y algo de fantasía, todo esto acompañado siempre con música. Los Beatles y muchos más pondrán la banda sonora a estos relatos. 7 hombres que se ven abandonados por sus mujeres o privados de su presencia. Personajes de gran fortaleza que afrontan los derroteros de la vida y encuentran la fuerza para seguir adelante, otros en cambio se dejan vencer por la vida, incluso antes de luchar. La cobardía y el miedo a afrontar la realidad les hace ser simples humanos que respiran por obligación mientras se dejan llevar por el paso de los días, olvidándose de quienes eran y de cuales fueron sus sueños, también encontraremos personajes que nos sacarán varias sonrisas.

Opinión Personal

De nuevo vuelvo al mundo Murakami y de que manera, me gustaría desmigar cada relato y contaros los sentimientos que estos provocaron en mi, pero no  puedo haceros tal daño. Este libro es para disfrutarlo poco a poco, y no hacer Spoiler. Solo puedo deciros que Murakami vuelve con fuerza, volviéndonos a dejar el corazón en un puño con sus historias, esa manera tan increíble de expresar los sentimientos y de dotar a sus personajes de esa tan maravillosa como peculiar profundidad, todos y cada uno de ellos te dejaran huella.
El último relato a mi modo de ver y de sentir es el resumen de todos, el núcleo del libro, con un final tan sorprendente como inesperado; Murakami consigue dejarme sin aliento.
¿Será verdad que en todos estos hombres sin mujeres hay un pedacito de él?
Recomiendo este libro sin duda, a todo aquel que le guste disfrutar poco a poco de una lectura, que busque reflexionar y aprender de los mensajes que guarda cada relato.

No logro entender como lo que a mi me enamora cada día más y más de este autor es lo mismo que hace que otras personas le odien. Así son los gustos, los colores, nosotros mismos. 



"Pase lo que pase no voy a perderla. Si eso ocurriera, acabaría perdiéndome a mi mismo."


"Cuando su corazón se mueve, tira del mio. Como dos barcas atadas por una cuerda.Que no se puede cortar, pues no existe ningún cuchillo capaz de cortarla."

Posdata: Gracias a mis chicas del club, en este caso Belén Edreira y Begoña Arangüena. Ellas son las que me han acompañado en este libro y en ratos muy muy agradables.